Senda libre en Ensenada

Martes, 25 de enero de 2005

Por Gladys Nieves
pueblos@elnuevodia.com

RINCON – La playa de Ensenada qued— libre para los ba–istas y pescadores hace varios d’as luego de que la empresa Calrinc—n removiera una verja que instal— hace varios meses alrededor de una finca que posee en el sector y que gener— protestas de los pescadores y la ciudadan’a en general.

Carlos J. Gast—n, corredor de bienes ra’ces y uno de los demandantes en el caso, dijo que ahora el tribunal debe fijar las colindancias en esa playa, ya que los documentos de la zona revelaron que hab’a una v’a pśblica, conocida como el Camino Jud’o, que ha sido invadida por los due–os de fincas en el sector.

El juez del Tribunal de Primera Instancia de Aguada, Pedro Claverol Siaca, orden— la remoci—n de la verja, ya que aparentemente estaba invadiendo ese camino ubicado al lado oeste de la finca de Calrinc—n.

Tanto Gast—n como los pescadores del ‡rea aprovecharon para volverle a hacer un llamado al alcalde Carlos L—pez para que expropie la finca y la deje para el disfrute de la ciudadan’a.

Gast—n indic— que en las pr—ximas semanas el juez debe iniciar el juicio en su fondo para determinar la colindancia del camino pśblico y la cabida de la finca de Calrinc—n, situada frente al mar.

La controversia en esa playa comenz— el a–o pasado cuando Gast—n y la Asociaci—n de Pescadores acudieron al tribunal para que obligara a la Junta de Planificaci—n (JP) a realizar vistas pśblicas sobre un condominio que Calrinc—n proyecta construir en el lugar, cosa que lograron.

Los pescadores se oponen al proyecto porque alegan que estar‡ ubicado en una de las playas m‡s importantes de Rinc—n y la que usan para echar sus embarcaciones al mar.

El ex alcalde novoprogresista RubŽn Caro hab’a iniciado el proceso de expropiaci—n de esa finca pero, al llegar a la alcald’a, L—pez dej— que los inversionistas de Calrinc—n la compraran, alegando que el municipio no ten’a dinero para la expropiaci—n. Tanto L—pez como los empresarios del Calrinc—n han dicho que dejar’an m‡s de una cuerda libre para los pescadores. El alcalde tambiŽn anunci— planes de expropiar la marina, que se encuentra inoperante.

Sin embargo, los pescadores afirman que necesitan m‡s espacio.

ŇEntiendo que el alcalde tiene una visi—n limitada de las cosas que puede hacer. En mi opini—n, ha estado tratando de que sus beneficiarios pol’ticos no se afecten negativamente, pero la comunidad ha tomado la batuta en esto porque el mejor uso de ese terreno es que quede libre porque es el eje de la industria mar’tima recreativa, tur’stica y comercial de Rinc—nÓ, recalc—.

Agreg— que est‡n cabildeando en la Legislatura con el fin de conseguir los fondos para la expropiaci—n.

Edwin ŇPaucoÓ Font, portavoz de la Asociaci—n de Pescadores Comerciales de Rinc—n, subray— que sin esa playa la industria de la pesca comercial y recreativa desaparecer‡.

Adem‡s del juicio sobre la colindancia, tambiŽn est‡ pendiente el inicio de vistas pśblicas sobre el proyecto de Calrinc—n. La JP paut— la vista para el 15 de febrero, pero Gast—n dijo que no podr‡ evaluar el proyecto hasta que el tribunal no fije las colindancias.

 

 


El Nuevo D’a